Silencios, glifosatos y miedos sobre Colombia; las drogas tienen efectos especiales… ¿donde está el diablo?

Imagen

 

Se anuncia que el 15 de Febrero reinician lluvias de glifosato sobre Colombia pero llueven también estos días análisis sesudos tejidos sobre las dudosas vidas de campesinos, indígenas y afrodescendientes, de aquellas familias que llevan sobre sus espaldas y sus muertos las agriculturas de cultivos declarados ilícitos, también dudas sobre las intenciones dudosas de sus  valedores, como si la dudosa guerra no fuera ya valedera para las miserias que se les depara, se tejen historias que de querer ser tan ciertas,  crean más dudas; Colombia es el país de las dudas permanentes! De eso que nadie dude… leyendo lo que se lee estos días, cualquier incauto (que son millones!)  Lee que algunos no quieren  reconocer que tienen poblaciones cautivas forzadas a cultivos de coca, mariguana y amapola… o que están implicados en el negocio y lo niegan… y uno se queda con la delgada nata… eso supone que es suficiente para comprender y crearse un criterio… ¿se lo crean? Parece que viene en “pack”, directo para consumir, a medida…

Un plan de sustitución de cultivos declarados ilícitos que implique la dotación de rentas básicas durante los proceso de re orientación de la producción agrícola hacia fines lícitos, es un tema que hace tiempo se viene discutiendo en toda la región, el record de los fracasos de los proyectos de “reconversión agrícola” “sustitución de cultivos ilícitos”, etc. En los marcos de Desarrollo Alternativo ha sido abrumador estos treinta años, sobre éxitos muy poco… nada irracional el intentar cubrir el insalvable hueco de años que significa levantar proyectos diferentes, hay anaqueles llenos de informes sobre ello. Los llamados “cuellos de botella” se resumen a la insalvable quiebra económica de las familias campesinas durante las transiciones, no se auto sostienen, la mayoría apenas se aproxima a cubrir sus necesidades básicas, si no fuera por previsiones adicionales que se toman de manera propia mucho antes del cierre de proyectos, sería peor, etc. Así, de manera natural en las áreas cocaleras donde se elimina el arbusto gracias a los proyectos del Desarrollo Alternativo, siempre quedan  almácigos ocultos de cocas para salir a salvar del hambre a los beneficiarios: “Se apaga el fuego aquí pero brota por allá… eso no funcionó… hay que estar preparados…”, eso se ha escuchado muchas veces, la desconfianza es norma fundamental para sobrevivir…

¿Por qué no dotarles de renta básica? ¿Un pago al servicio de vivir en las zonas más duras del país, un pago a los sacrificios de estos largos años de guerra… Un pago para salir y sacar al país de la lacra, un pago para guardar la naturaleza… ¿porque no?… Cómo tendría que ser todo eso (¿?): ¿Renta básica? Las formas y maneras podrían ser múltiples y creativas; ¿Sistemas de crédito agrícola? ¿Organizaciones cooperativas? ¿Sistemas mixtos? ¿Asociaciones de productores? ¿Desarrollo de mercados cortos? ¿Sistemas productivos agroecológicos? ¿Sistemas integrales de transporte?, un largo etcétera de dudas y cuestionamientos que estarán en discusión estos días tanto en La Habana como en Colombia…

1: Que muchos pequeños agricultores campesinos, indígenas y afro descendientes son parte de la economía del narcotráfico es así desde que empezó la agricultura de la mata de coca con destino a la producción del alcaloide, pero no son “el eslabón más débil”, son parte de la malla de pobreza crónica en donde se mueven  masas de “sin tierra”, “raspachines”, “jornaleros”, micro traficantes, pequeños comerciantes de todo tipo, consumidores marginales, etc. Que siguen la huella a los cultivos de coca por la geografía del país…

Queda claro que quienes introducen en Colombia esta economía agrícola a escala (cultivo del arbusto de coca) son los cárteles de los años 80`, idea de Escobar & Co. Y como se sabe, el país desde esas épocas anda impregnado en toda su plenitud económica, social, política y cultural de la economía de la cocaína (¿tres cuatro décadas?), en especial las áreas rurales que es donde se realizan las agriculturas de  las plantas declaradas ilícitas…

Los pequeños agricultores campesinos, indígenas y afrodescendientes del país tienen todo el conocimiento sobre el destino de la materia prima que cultivan,  no son entes sin conciencia como para suponer que hacen agricultura de coca,(o cannabis o amapola) sin saber de qué se trata o a dónde va.  Que el pequeño agricultor no tenga otras opciones (¿?), siempre las ha tenido a duras penas, la oportunidad de la agricultura de la coca es más consistente de lo que se piensa desde las ciudades; la racionalidad campesina es muy cuidadosa respecto a la inversión de su labor, porque sumado al esfuerzo físico que requiere la agricultura familiar, con escasas herramientas, limitada fuerza de trabajo, mínimo capital y otros factores, se debe planificar las posibles ganancias que también serán logradas con mucho esfuerzo en los mercados locales o urbanos.  Esto se ha observado a lo largo y ancho de las áreas de producción de hoja de coca en Colombia y otros países; la elección de una economía agrícola cuyos productos de venta se realizan a “pie de finca” como la hoja de coca no tiene ninguna competencia frente a lo que se pueda imaginar  suplente. Los cultivos de “pan coger” son complementarios; yucas, plátanos, maíces…

¿Presión para cultivar coca? ¿Han sido “presionados” a esa economía? En Colombia como país con guerra de larga data, la sobrevivencia de poblaciones campesinas, indígenas, afro descendientes ha hecho que las agriculturas declaradas ilícitas sean una opción normalizada no solo como estrategias de sobrevivencia para sus concretas humanidades, sino también para TODO EL PAÍS; las ciudades están inundadas de sustancias ilícitas, las economías de narcotráfico urbano están boyantes más que nunca, hay que aceptarlo… No hay estrato o espacio social, económico, cultural, político que esté “libre de culpas”… la marginalidad cubre toda la geografía humana y física del país.

2: Partimos del principio de que cada ejército o grupo armado tiene sus códigos penales respecto  a uso o  consumo de sustancias como tabaco o alcohol, y por supuesto en cuanto a sustancias ilícitas (cocaína, anfetaminas, cannabis, etc.) ni hablar… En especial muy sensibles si es el caso de un país en guerra y productor – exportador de drogas  de cultivos declarados ilícitos, gran productor – consumidor de alcohol, tabaco y también de sustancias prohibidas…

Tales leyes son estrictas y los castigos a combatientes o soldados que consumen o lucran de sustancias prohibidas son a veces extremos… así imponen las condiciones de guerra pero ello no implica el servirse de la producción o tráfico de estupefacientes como fuente de financiación. No es ninguna novedad y por lo común no se cuenta con actor armado alguno que no haya acudido a dicha fuente en momento alguno del conflicto armado en el que estuvo o está siendo parte activa. Un tema recurrente en las historias de guerras vigentes como la de Colombia o las de Myanmar y Afganistán…

 “Armas de guerra” las drogas empezando por el tabaco o el propio alcohol acabando con las anfetaminas son y han sido para todos, para los propios estamentos de diferentes gobiernos, políticos, gobernantes, militares y policías, paramilitares, guerrillas, bacrims, ciudadanos de todos los perfiles desde comunes a notables. Son todas una increíble fuente de ingresos, todo el mundo lo sabe en todo el planeta además, no hay buenos y malos en la historia, todos son malos más o menos ¡La historia es mucha y para todo gusto! …

Afirmar que las “drogas de base vegetal” son fuentes de fondos para  insurgencias populares es tan verdad como decir que las drogas de síntesis sirven para  reconquistas ultraneoimperialistas. ¿O todo mezclado en uno solo para concluir que son mega negocios del siglo 21? ¿Acaso es una rareza moral lo dicho? Todos lo saben… Nadie espera que las insurgencias reconozcan sus fuentes de financiamiento porque ya se sabe cuáles son y cómo operan, lo mismo se sabe que se hace del lado contrario, el asunto es ahora es ver ¿cómo se encaminan todos hacia la paz? Ese es el objetivo y hay que permitir las buenas voluntades orientadas a soluciones que cubran expectativas básicas o mínimos para todos los actores involucrados; inclusividad como regla…

3: Sobre los usos medicinales y alimenticios de la coca o del cannabis existen múltiples estudios de toda clase, afirmar que usos industrial, farmacéutico, alimenticio del cannabis o de la coca son pobres resulta: ¿falta de información,  simple omisión intencional o verdad?; Cualquier servidor común o alternativo de Internet y la curiosidad simple de cualquier mortal enganchado a las redes de información es suficiente para tener una idea clara sobre las tendencias al respecto… Afirmar algo sin haber barrido la información actual es un riesgo en esta época, cualquier persona contrasta en la red y derrumba las opiniones de naturaleza superficial…

4: Existen en base a los informes UNODC para 2012 – 13. Sobre consumo, evidencias que los mercados domésticos están atrapando altos porcentajes de la producción de cocaína en la región, es un proceso de incremento de la demanda local en el curso de estos últimos 10  años de la Guerra contra las Drogas… Para Colombia se estima que el 20% de la producción de cocaína en sus diversas formas se está quedando para consumo doméstico (con Bogotá, Medellín y Cali a la cabeza). Ese es un punto de partida para matizar, pero es correcto decir que predomina el mercado mundial de cocaína siempre muy sano y vigoroso; la exportación a USA y Europa ha sido y es el gran negocio. Más aun, algunos mercados de los BRICS son hoy  suculentos áreas de expansión económica… la violencia también acompaña esa bonanza y la guerra contra las drogas se des localiza ocupando espacios geográficos de los Estados y regiones, por ello países como México, Colombia en nuestra región deberán tomar decisiones soberanas valientes, incluso a riesgo de abandonar el sistema de las Convenciones con tal de dar soluciones reales y propias a sus problemas internos… Ya existen ejemplos con sus particularidades: Bolivia con la coca; Uruguay, Colorado y Washington con el cannabis…

UNGASS 2016:   ¿Nuevas formas y convenios internacionales que no tendrán que ser “únicos”? Entonces: ¿consensuarán entre Estados soberanos formas de resolución acordes a realidades específicas, nacionales, regionales y otras? ¿Se abrirán nuevas expresiones de verdadera Soberanía Jurídica, Sanitaria o Económica en materia de drogas? ¿Consensos más libres o más represivos? Muchas cuestiones se abren al análisis, es difícil aceptar cualquier punto de vista que suponga certezas absolutas porque no las hay, solo escenarios en constante ebullición…

5: ¡Viva la coca de la revolución! Los mineros de Bolivia siempre con  coca,  cigarro y dinamita! Imposible concebir cualquier acción sin la coca en los Andes, así siempre, durante las campañas de las guerras de la independencia, en el Pacifico, el Chaco, por doquier, en este caso la hoja de coca en los Andes como “instrumento de dominación”, es creación basada en escaso análisis documental – histórico… La coca utilizada por gamonales o terratenientes como moneda de pago a lo largo y ancho de los Andes, es un hecho de economía natural colonial y post colonial; los españoles descubrieron en la coca su rol de producto con alto valor de cambio en la economía material, social y espiritual del mundo Inka, lo replicaron en el sistema de intercambio en relaciones de sujeción colonial imperialista que se consolidan bajo patrones repetitivos. Se adecúan al desarrollo del capitalismo hasta mediados del siglo 20 en Bolivia y Perú, distorsionando su base simbólica y subvirtiendo sus dones para consolidar los sistemas esclavistas que fueron (están) comunes en el espacio andino. Pero la coca rebelde se manifiesta como don para las revoluciones populares en los Andes, la última con la toma del poder y su consolidación en Bolivia… La coca vuelve a cobrar esos dotes y poderes pero multiplicada! Ahora el conocimiento es libre y la información sobre sus beneficios para la humanidad la hace cada vez más valiosa e interesante a los usos legales y legítimos…

Colombia no entra en esa dinámica de análisis, aquí las clases dominantes, la oligarquía nacional han sido “intocables” en el decurso histórico del país desde la Independencia, no han confrontado transiciones revolucionarias de ningún tipo, han dominado el país “A sangre y fuego”, el exterminio ha sido la solución. La coca para esa oligarquía ha sido siempre “el grandioso bussines colateral”… A los indios en Colombia se les ha negado siempre su cultura, su territorio, sus formas de organización, se les ha negado el alma hasta muy entrado el siglo 20… la coca como ha sido y será una planta sagrada de múltiples usos profanos (médicos, alimenticios, etc), el conocimiento sobre sus beneficios está iniciando procesos de amplia difusión en todos los estratos del país como será a escala universal en pocos años,  una demanda de productos alimentarios, medicinales e industriales cada vez mayor, quizás no equivale de momento a los beneficios que reporta el tráfico de cocaína pero eso es solo cuestión de tiempo… La nuevas oportunidades están presentes… No las negaremos aduciendo que en el pasado anterior a la prohibición Holanda en sus colonias, Perú y Bolivia fueron los principales productores de coca – cocaína; los tiempos cambian y las oportunidades también…

Los post modernos acelerados, liberales a ultranza, niegan la soberanía aduciendo a la globalización como trampa argumental para defender la intromisión de potencias imperiales en soberanías (débiles) en cualquier parte del planeta donde se puedan alterar supuestos intereses. Si en el mercado globalizado entonces existe una alta demanda de cocaína por parte de las sociedades de esos países super desarrollados, ¿porque no producirla? ¿Si la compran? Ellos promueven el comercio, el libre intercambio de mercancías y capital; entonces son CO RESPONSABLES, ¡ese es el término! Si asumen que la cocaína es “inmoral”, “mala”, “veneno” como corresponde lo ya dicho; ¡que eliminen la demanda y punto! Tienen desarrollo fármaco tecnológico sanitario elevado, al igual que desarrollos avanzados de sistemas de control y represión. ¿Qué otra fórmula se debe acatar al sur? ¿La de seguir con una interminable guerra química, física con más muertes, más mafias, más miserias, más lo de siempre? China y Rusia se afirma que son potenciales mercados ilegales para cocaína, pero enterarse que la mayor parte de producción de drogas sintéticas, metanfetaminas, sustitutos de cocaína y etcétera, es decir “pura mierda” proviene en su mayoría de China y Rusia y otros países del Este como Polonia, por decir uno más… ¿Sería un exceso? ¿Un argumento a favor del narcotráfico? ¿Acaso más propaganda? No; son verdades on line…

 Gracias a esa “globalización”, los mercados de las drogas son mercados de ida- vuelta, son negocios más adaptativos, prácticos y dinámicos de cuantos existen! Las élites neoesclavistas chinas o los nuevos capitalistas del Este aman la cocaína como la amaban la cremè de la época del Gran Gatsby, lo mismo aman el dulce opio Birmano o el intenso hashis Mazar-e-Sharif y otras muchas sustancias… Así funciona el mundo… Pero sobre todo aman el “gran bussines”, ése negro, sin impuestos que te abre paraísos fiscales donde te mueves… No hay límite, solo las palabras vacías que saben asentar el negocio sobre la raíz del miedo… sobre la miseria, explotación, abandono, represión, alienación, despojo de inmensas masas humanas…

Ridículo a estas alturas esconderse en el argumento de que en 1961 ciento ochenta países del mundo firmaron la famosa Convención Única y que de pronto ahora, en 2013 – 2014 un mínimo de la opinión pública mundial pide alguna regularización, de que el activismo sobre el tema pide cosas nimias y de perfil bajo…Dicen también con afirmación seria que “ningún país consideraría legalizar los usos recreativos, experimentales o rituales de la cocaína.” ¿Será verdad? Es posible, aunque los debates en países avanzados orientan a lo contrario (UK, Holanda, Portugal… ), muchos de los países más desarrollados del G-8 tienen grandes poblaciones de consumidores de cocaína  en sus diversas modalidades (y el resto de otras drogas!), se cuentan con estadísticas para ello… Así que de todas maneras el no querer asumir que la demanda de cocaína es un hecho objetivo en los países de economías avanzadas,  esconderse detrás de razonamientos simples basados en premisas morales y en cifras oficiosas para negar que la realidad ha sobrepasado con creces la argumentación prohibicionista, es pueril a todas luces… Que se estabiliza el consumo de cocaína en Europa es cierto, pero en contraste están siendo invadidos de cantidades significativas de sustitutos baratos de cocaína y otras sustancias. La cocaína, como alguien comentaba: “Está retornando a su estatus de droga élite y para las élites de Europa, USA y otras potencias gracias también a los avances de la química que ahora se enfoca a vender basura a los pobres…”

 Bolivia se podrá oponer “radicalmente a la cocaína” seguro porque hay razones públicas internas e internacionales que obligan a postura estrictas; la reserva sobre el masticado al reingresar en el sistema de la ONU añade que “…acepta ser parte de la comunidad internacional que lucha contra el narco tráfico…” Se investigarán sus propiedades para industrializarla y luego exportar productos, esa es la proyección aunque el camino es difícil y lento. Queda como hito de primer país de los ciento ochenta signatarios en enfrentar a la monolítica Convención única  (el año pasado 15 de ellos votó contra a que el país retorne al sistema). Este 2014 Uruguay ha seguido a su manera un camino parecido  con la legalización y regulación del cannabis. Lo mismo los estados de Washington y Colorado rompiendo desde el país prohibicionista por excelencia, las Convenciones de la ONU…

9: Este punto parece el extremo del facilismo invertebrado! Las luchas por la liberación de las drogas pueden basarse en la premisa de individualismo: “yo hago lo que quiero con mi cuerpo mientras no afecte a otros…” eso es una verdad a medias. Creer que la liberación de las drogas es un paradigma del triunfo del individuo (liberal individualismo) en las sociedades capitalistas avanzadas es una verdad a medias en medio de la destrucción de las “sociedades de bienestar”, por lo que no se cree que el debate sobre drogas y uso sea una cuestión cerrada e intransigente para la izquierda. Los movimientos canábicos en Europa y USA coinciden en muchas cuestiones fundamentales con los movimientos ciudadanos indignados y de la izquierda surgente,  muchos dirigentes de las nuevas izquierdas asumen de manera abierta su relación con el cannabis y otras sustancias. El análisis diferenciado de las culturas y los espacios culturales aclara ciertas verdades que facilismo amarillo no quiere percibir!

 Balances después de 12 años de presencia militar de occidente en Afganistán; las cifras de producción de opio se han mantenido las más altas del mundo, hace pocas semanas  UNODC anunciaba que el número de “yonkis heroinómanos” en Afganistan supera el millón,  que el área comprendida entre Afganistán, Irán y Pakistan concentra a la mayor población de opiómanos del planeta (unos tres millones). Los regímenes bajo tutela occidental actúan con indiferencia sobre el tema, Irán lo hace a su manera con crueles leyes: juicios sumarios y ejecuciones… El resto calla…

 Rusia junto a Suecia lideran el club neo prohibicionistas del planeta, pero hay diferencias insalvables en sus aproximaciones al drama humano…

Así Latinoamérica tiene entre sus retos inmediatos el enfrentar los cambios con valentía y siempre enfocados a sus soberanías e intereses, si en 2016 se llega con las reformas correspondientes a las necesidades reales para pacificar países, regiones o espacios calientes a través de reformas propias y originales sobre las leyes de drogas y que rompen las Convenciones, habrá que pautar nuevas reglas de juego para un mundo multi polar en el que Colombia tendrá un rol importante…

 El Observatorio es un espacio de análisis y crítica sobre políticas de drogas, siempre desde la perspectiva de los pequeños agricultores de plantas declaradas ilícitas. Las opiniones vertidas en artículos como el presente son expresiones de los colaboradores de éste espacio por lo tanto son responsabilidad de sus autores.

 


Kif del Rif, coca de Yungas

Imagen                                                    Imagen

En estos últimos tiempos no cesan de aparecer paralelos en el mundo de los países productores de cultivos declarados ilícitos. Más aun teniendo en cuenta que el debate sobre la regulación de las drogas está en estos momentos en un punto de ebullición mundial; las consecuencias de la “guerra contra las drogas”  producto de las férreas convenciones de Naciones Unidas, han llevado a los Estados víctimas de esta falaz guerra  a cuestionar  la vigencia de dicha guerra y la constitución propia de las convenciones, hasta hace un tiempo consideradas como intocables…

En Bolivia las zonas definidas como tradicionales para el cultivo de coca, fueron delimitadas por la Ley 1008 a los Yungas de La Paz, considerada la región con mayor tradición ancestral en el cultivo de la coca…

En Marruecos un fenómeno símil se dio entonces cuando el sultán Moulay Hassan  (1873 – 1894) había dado la autorización de cultivarlo a cinco douars (división administrativa rural) del país Sanhaja; grupo de tribus berberiscas del Alto Rif Central que realizarán el cultivo para autoconsumo…

 Hassan II, padre del actual rey Mohamed VI toleró su cultivo en dicha región pero la dejó también abandonada de cualquier plan de desarrollo… así a finales de los años 60`del siglo pasado, algunos hippies norteamericanos que retornaban de sus aventuras iluminadoras en la India, enseñaron a los campesinos Rifeños a transformar su “kif” en hashish, un descubrimiento que compensará la miseria y el abandono dando paso a una época dorada que dura hasta el presente pero que solo beneficia a las cabezas tribales, no a los agricultores que siguen sumidos en la miseria…

La situación fuera del Rif al igual que en Bolivia, debido a la crónica pobreza de ambos países acabó con la expansión de los cultivos del “kif” y de la coca boliviana en zonas no tradicionales. En ambos países, esta situación sobrepasó los límites tolerables de los gobiernos, en general presionados los bolivianos por USA y Marruecos por la Unión Europea a erradicar los cultivos excedentarios de ambas plantas…

En Bolivia la escalada de confrontaciones que se generaron a partir de la “guerra contra las drogas” cuya dinámica de erradicaciones forzosas se contradecía con el estado de pobreza de las poblaciones campesinas dedicadas al cultivo de coca, acabo derivando en lo que fue la toma del gobierno gracias a las bases cocaleras lideradas por Evo Morales.

La situación en Marruecos empezó a degenerar en 2010 cuando los planes de erradicación forzosa empiezan a ser aplicados con la “primavera árabe” que se inicia al mismo tiempo. Las valoraciones de la monarquía sobre el contagio fueron bastante acertadas; el rey Mohamed VI decidió frenar las erradicaciones y los cultivos de cannabis explotaron en toda la geografía…

En ambos países surgieron clanes mafiosos relativamente amables justo en las zonas no tradicionales de cultivos de coca y cannabis respectivamente. Los influjos de inmigrantes de zonas  mineras de Bolivia hacia el área de piedemonte provocaron la expansión de cultivos de coca excedentaria. Lo propio ocurre hoy en Marruecos; a causa de la crisis global, hay un retorno de inmigrantes que vuelven en masa desde Europa, una buena parte de ellos entran en los circuitos de la economía del hashish… En el horizonte se están viendo procesos muy semejantes al de Bolivia con la emergencia de líderes que están acogiendo demandas sobre el tema de la regulación y legalización del hashish pero que también encarnan otras demandas sociales y cambios en el país…

De las derivas particulares dentro de los contextos particulares en ambos casos es preciso ahondar el reto investigativo que aquí se propone; una comparativa a profundidad, de ella se pueden extraer lecciones importantes y prevenciones. El caso boliviano con sus especificidades podría servir para orientar lo que podría suceder en Marruecos a partir de 2014, con el aditivo de los procesos en Uruguay (AL), en Colorado y en Washington (USA), se podría pensar en que es una gran oportunidad en varios sentidos para dicho país…

Píldoras reflexivas OCDI

Las marihuanas del DIABLO en América Latina

                             Imagen                          Imagen

Pueden sorprender la cantidad de nuevos mitos y leyendas urbanas en torno al cannabis, pero lo que más sorprende es que algunas veces pueden venir de “expertos en adicciones” y lo peor, a través de los cuerpos y fuerzas de seguridad de los Estados, supone el común de los mortales que expertos y  policías deberían tener un mínimo de conocimientos sobre dicha planta y sus sub productos, sin embargo son muy escasos quienes entre ambos grupos se preocupan por enterarse de qué se trata…

Basta hacer un breve recorrido por la prensa latinoamericana para enterarse de lo que se dice, sorprenderse y quedar con el resquemor sobre lo que se está percibiendo: una creciente ola des informativa que quiere calar en uno de los miedos sociales más arraigados en estos últimos años: que el cannabis se convierta en una indomable droga dura y muy mala, tan mala como la heroína o más…

El primer mito lo descubrimos en 2011 en Colombia cuando leímos una noticia sobre la peligrosa “marihuana kripy”,  que cultivada en sistemas hidropónicos allá en Corinto (Cauca) salían súper especímenes de incalculable potencia como para licuar los cerebros de adolescentes y jóvenes… huhuhu! El diablo vuelto planta!

Luego no mucho tiempo después salía la noticia de que se habían realizado experimentos de genética vegetal logrando otros cannabis mutantes de potencia infernal que nos cobrarían el peaje al cielo con jóvenes zombificados… Y más todavía, de que existía un complot de transnacionales como Monsanto o Syngenta que ya tenían patentadas dichas semillas y que solo estaban a la espera que algún Mujica incauto legalice el cannabis para lanzarse a producir maría como soja transgénica en las pampas de algún Uruguay perdido…

Ni uno ni lo otro, leyendas urbanas, de oscuro corte pseudo científico pero que alegran la vista de lectores conservadores, en especial, de avezados políticos que desean la continuidad de su inútil guerra…

De lo que se sabe, hasta el presente en los países que han avanzado en tecnología del cultivo de cannabis (Holanda y España a la cabeza) en ninguno de ambos espacios se ha registrado ni lo uno ni lo otro, lo que existe desde hace más o menos dos décadas, es un intenso trabajo de selección y cruces para mejorar calidades, sabores y por supuesto potencias, pero de esto último es de lo que las comunidades conservadoras de Latinoamérica se vienen preocupando:  la “legalización” dará salida a una producción masiva de super marihuanas peligrosas para cualquiera que se atreva a consumirlas…

Los cultivos hidropónicos fueron una solución al problema de espacios externos de cultivos en Holanda, país pionero y cabeza en la producción tecnificada del cannabis; el clima frío y poco soleado del país, la humedad eterna que allá reina permite un pobre cultivo del cannabis en exterior. A mediados de los 90`del siglo pasado se empezaron a poner de moda los cultivos de interior con bombillas de alta presión de sodio de 400 o de 600 watts, lo que significaba trasladar un sol dentro de la casa para lograr madurar las plantas. Un método ya utilizado en la producción hortícola en invernaderos que se venía realizando de manera legal…

El cultivo hidropónico reemplaza al sustrato de tierra y se realiza solo con agua que contiene los nutrientes necesarios para el crecimiento y la floración de las plantas. Por tanto, la calidad de los cultivos hidropónicos no tiene ninguna comparación con los cultivos de exterior; por supuesto lo que se produce en tierra y con el sol es muchas veces superior a cualquier cultivo de interior, tanto en calidades como en cantidades: basta un ejemplo, una sola planta de exterior puede producir lo mismo o el doble en cantidades de lo que se produciría en una superficie similar en interior con 600 watts y lo más sofisticado de la hidroponía; digamos un cultivo aeropónico… no hay no color ni sabor, ni menos potencia frente a una cosecha de exterior, eso lo sabe cualquier neófito en el tema (o cualquier persona curiosa que entre a buscar información en Google), entonces; no hay misterio…

Las variedades actuales con mayores potencias en el mercado de semillas por lo general corresponden a los cruces realizados entre una Sátiva, por decir; una sudamericana Mangobiche (80% digamos) y una Índica por decir una afgana Mazar-i-Sharif (20%). Un ejemplo tal de moda en los mercados europeos es la llamada Amnesia Haze que representa un cruce aproximado como el que se plantea. Esta planta produce inflorescencias que pueden arrojar (en dependencia de su buen secado) hasta un 27% de THC, que viene a ser la sustancia psicoactiva que más interesa al mundo de “fumetas lúdicos” ya que produce efectos euforizantes y a veces resulta, como dicen los expertos, “Un reto para la mente”.

Una moda que apareció no hace más de un par de años atrás, es la de producir “hashish” doméstico o “aceite” con métodos desde seguros a muy peligrosos: la extracción clásica de hashish con redes de malla y golpes en tambores apropiados (método Marroquí), la extracción a través de hielo (hash bubble bags) o las técnicas más peligrosas usando gas butano … el resultado son hashises que más o menos bordean un 40 – 50% de THC, pero como el sibaritismo llega a extremos insospechados en la Europa de crisis, se ha inventado el método de la “roca lunar” que es el quitar todas las impurezas del hashis a través de cajas al vacío; se coloca la pieza en cuestión dentro de un “box” con una compresora inversa para producir un vacío y se repite dicha operación hasta que el material, de inicio color marrón más o menos oscuro, se va aclarando hasta el ámbar… Se llama “roca lunar” porque su aspecto es el de un queso seco perforado y frágil al tacto… Según lo que se dice (que no se ha comprobado), el porcentaje de THC suele ser de hasta 95%, lo que ya puede ser “droga dura” y es posible que su consumo cause en ciertas personas sicosis de muy difícil control… Lo que sabemos es que sus efectos son breves (no más de media hora) y luego se inicia un descenso que algunos lo comparan con el del crack, se abre el deseo de seguir consumiendo y cuando se fuma cannabis normal y común, los efectos son tan nimios que los que gustan de “roca lunar” prefieren sacrificar sus cogollos a la extracción aunque la dosis sea miserable…

Así, lo mejor es intentar informarse para informar a la opinión pública  sin sesgos, esa es una de las bases del periodismo ético, pero también se debería informar (educar) a quienes llevan la Ley para que entiendan el fenómeno desde sus dimensiones reales y no desde la dimensión del miedo…

Píldoras reflexivas OCDI

Discusión al punto 4, solución a los problemas de las drogas ¿Sera posible finiquitar el Narcotráfico?

Ignacio Landa

Economista humano e Investigador Social, miembro de RIOS y del OCDI.

 

Hay varias lecciones que nos ha dejado los intensos 27 años de combate oficial contra las drogas y los cultivos de uso ilícito en el país. La primera y principal es su evidente fracaso cargado de conflicto armado, glifosato, desplazamiento y muerte. Mucho se ha gastado pero mal se ha enfrentado a este monstruo grande de muchas ramas y alianzas, algunas luctuosas, más con la droga utilizada como arma de guerra. Después de todo, el poder del narcotráfico, en continua metamorfosis, consigue permear a todos, y se fortalece económica y militarmente día a día, año a año, emanando corrupción, violencia y temor en todos los territorios por donde transita y se asienta. En Colombia las estructuras armadas del narcotráfico tienen accionar por todo el país y con los más paradójicos socios dominan varias zonas infectadas de coca y cristalizaderos. Han acaparado tierras y rimbombantes negocios, minería, inmuebles y contrabando, controlan funcionarios, políticos y el jugoso micro-tráfico en las ciudades. En toda esta cadena fúnebre, que según algunas fuentes genera al país un suculento botín de 16,6 billones de pesos (2,5% del PIB), se ha provocado mucho perjuicio. Desde los campos hasta sus consumidores ó en los tugurios pasando siempre por la corrupción en los despachos.  Sin lugar a dudas, los más golpeados han sido los pequeños cultivadores colombianos de coca, que en ningún caso son culpables de esta lacra mundializada que de hecho nos supera a todos.

 

Estos humildes campesinos han sido usualmente criminalizados por esta actividad económica a que se han visto muchas veces avocados en las aisladas zonas de colonización donde viven. Extensas áreas por fuera de la frontera agrícola históricamente olvidadas del estado, sin vías ni servicios sociales básicos dignos, no han tenido opciones para desarrollarse. Sus poblaciones han crecido inestablemente, entre las bonanzas y los desvelos de fumigaciones o combates, estigmatizados a merced de la ilegalidad y de los grupos armados dominantes y los que circundan.

   

Esta fatal subcultura cada vez más arraigada ha generado gravísimas consecuencias como la pérdida de valores propios en regiones enteras, el despojo y la acumulación de tierras, más pobreza y deforestación, llevando consigo la  profundización de la violencia, el individualismo y el descontrol social, caldo de cultivo ideal para seguir engrosando las filas armadas.

 

En base a los trabajos de campo de las evaluaciones intermedia y final del programa “Si Se Puede” realizada junto al Observatorio de Cultivos Declarados Ilícitos-OCDI para la Gobernación de Nariño, extraemos datos y enseñanzas para visualizar a muchos anónimos cultivadores de coca y con el ánimo de que sirvan para animar la discusión sobre los nuevos programas que sin duda pronto se tendrán que empezar a desarrollar. Nos referimos específicamente a dos municipios de  la cordillera oriental nariñense donde se tomaron los datos, pero de alguna manera, con las consiguientes diferencias regionales y culturales, parte de estos resultados se puede extrapolar al resto de campesinos productores de cultivos ilícitos.

 

En el caso de esta región, muchas de las luchas campesinas fueron aplacadas por la tremenda confrontación armada contaminada de narcotráfico. Ahora no son muchos los lideres campesinos que se lancen desinteresadamente para buscar el beneficio de su comunidad. Están algunos lideres de siempre que jalonan los procesos y aparecen nuevos liderazgos de jóvenes que son más fácilmente influenciables política y económicamente. Al respecto resaltar la gran vulnerabilidad sociales de estas poblaciones campesinas. Se observó que buena parte de los más de 300 campesinas y campesinos encuestados, la mayoría adultos, no tuvieron posibilidades de acceder a estudio y tienen un nivel académico francamente bajo, estamos hablando en términos aproximados de un 78% de analfabetos funcionales. La inmensa mayoría de la población califica como SISBEN 1, lo que ratifica lo percibido en esas comunidades en cuanto a pobreza y necesidades básicas insatisfechas. La comprensión de estos datos es vital para fundamentar el bajo nivel de desarrollo relativo y entender en parte las problemáticas que los acechan.

 

Si bien buena parte de esas poblaciones poseen tierra; una media de 1,96 ha. por familia, el 26% tienen extensiones inferiores a una hectárea, un 46% declaran poseer entre 1 y 3 hectáreas y otro 20% extensiones de más de 3 hectáreas; el problema de legalización por afectación de ley 2 de 1959 y baldíos está vigente, tan solo un 17% tienen escritura frente a un muy mayoritario 66% que mantienen el documento de compraventa como prueba de su propiedad sobre el terreno.

Tan solo un tercio de los campesinos dicen conocen la Constitución colombiana, sus derechos y obligaciones, habiéndose tejido un concepto muy autóctono de la legalidad, que evidencia el vacío en educación civil en sentido de comprensión integral sobre las Leyes y la misión y funcionamiento del Estado. Además se recabaron percepciones mayoritarias que muestran la poca credibilidad que despiertan las autoridades e instituciones del Estado, cuya moral y ética queda en entredicho, siendo la Policía (59,9%), la Alcaldía (50,5%), el Gobierno (47%) y el Ejército (45%), por este orden, las instituciones que más desconfianza generan entre la población y la iglesia la institución más valorada en cuanto a confianza con un 52%. Por ejemplo consideran que “No son honestos”: políticos en un 74,5%, alcaldes en un 65%, policías en un 64% y militares en un 59% de los encuestados.

El sistema judicial, del que un 53% no confía, es sentido como perverso, injusto, complejo e ininteligible. Nuevamente se reflejan el desconocimiento, la falta de instrucción y la irremediable ilegalidad como única solución económica para estos aislados agricultores, de pronto transformados en delincuentes, sin mucho amparo ni garantías.

De igual manera, no había una definición clara sobre si la presencia de la Policía y el Ejército eran una garantía para la población (un 47% que SÍ y el 44% que No), lo que evidencia la influencia de las Farc y el miedo ciudadano a verse inmerso en medio de combates y represalias.

Según la opinión de los/as entrevistados/as para caminar hacia una Cultura de la Legalidad, aspectos como, más educación a todo nivel (77,75%), mayores oportunidades de generación de ingresos (74,5%) y mayor participación ciudadana (71,25%), deberían ser tenidas en cuenta.

Las conductas mayoritarias responden a cumplir la ley y aceptar sus consecuencias y a no tomar la justicia por su mano, lo que configura ciudadanos con inmensas ganas de salir adelante e integrarse a la civilidad con respeto. Sin embargo sigue mostrándose muy marcada la desconfianza y el individualismo con manifestaciones notorias de que uno personalmente cumple su palabra y sus tratos pero con serias dudas sobre que lo hacen los demás. Todo ello se deja ver en los débiles procesos de organización comunitaria y liderazgo con la dificultad para construir ciudadanía y emprender propuestas asociativas y de trabajo en común.

Los principales peligros para la legalidad identificados son por encima del conflicto armado (65%), el narcotráfico (67%) y la corrupción (66,25%) que lo impregnan todo, más aun dentro de un conflicto armado de larga duración.

Estos datos están enviando señales claras de Inconformidad que requieren oído. Resulta claro que si los campesinos, siembran coca lo hacen mayoritariamente por necesidad, ante la situación de penuria económica en la que viven. Y ante la inseguridad y zozobra que experimentan a la mínima que se les tienda la mano y se les cumpla, la gran mayoría abandonará esta economía.

La experiencia nariñense del “Si Se Puede”, ideada por Antonio Navarro y puesta en marcha con financiación de la Unión Europea, es un modelo de Desarrollo Rural Integral que con los debidos ajustes y adaptaciones regionales, muy bien se puede reproducir en otras zonas deprimidas del país. Este es un punto de partida, un referente que se debe considerar y repensar como movilizador de la acción comunal e institucional  para establecer una economía lícita que busca un nivel de vida digno para toda la población, que de una manera u otra está afectada.

 

La tarea es ardua y deberá llevar consigo la transitoriedad y un compromiso decidido de inversión productiva y social. Se debe fortalecer el tejido social y la decaída organización comunitaria, formalizar la propiedad de la tierra, Promover la generación de ingresos a través de actividades lícitas y el acceso a los servicios básicos (educación, agua potable, salud), favorecer la soberanía alimentaria y nutricional  y mejorar la infraestructura productiva y de vías para la comercialización y la comunicación. Todo ello integrado en una escuela sana de liderazgo campesino.

 

Una propuesta integral como esa demanda voluntad política, compromiso de financiación y buena capacidad de gestión y articulación institucional entre actores y las temáticas involucradas: Gobierno, Gobernaciones, Municipios, Organismos Internacionales, Universidades, otros programas y proyectos, empresa privada, ONG`s, etc. Desde todos los Ministerios, con un papel protagónico a jugar desde Agricultura y Desarrollo Rural por varios componentes vitales, como desarrollo agropecuario, financiación, legalización de tierras, riego y de manera integral desde todas sus ramas y dependencias adscritas como el Banco Agrario, FINAGRO ó el INCODER.

Esta estrategia requiere de dedicación y acompañamiento decidido en campo y funcionalidad operativa para su puesta en marcha. Cuestiones de reorientación productiva, organización comunitaria, y comercialización necesitan de espacios y tiempo, empeño, gestión de procesos y apoyos decididos, imprescindibles estos para impulsar la venta de la producción. El tránsito a una cultura y economía fundamentada en la legalidad también requiere urgente establecer procesos firmes y exhaustivos de educación y participación ciudadana y se necesitan años para lograr verdaderos cambios de mentalidad en estas comunidades tan desarticuladas, a quienes es justo y necesario cumplir a cabalidad.

Ante un programa amable y honesto que aborde las problemáticas campesinas, la receptividad, participación y el entusiasmo de los incrédulos campesinos está asegurado.  Con el empoderamiento técnico productivo de los destinatarios, la mejora en la seguridad y convivencia, incentivos a la comercialización y la estabilización de ingresos, los impactos serán invaluables; recuperación de ciudadanía social y productiva a aportar a la nación cuando anteriormente vivían a espaldas del Estado.

Ahora que después de 50 años, el fin del conflicto armado con las FARC parece estar cerca, se juega mucho el país en la vigente discusión del punto 4, donde se podría acordar el comienzo del fin de este flagelo. Bien sabemos que no habrá Paz mientras viva el narcotráfico. Desde luego, la revisión de la nefasta política nacional anti drogas y el fin de las fumigaciones aéreas no pueden escapar a un acuerdo que puede anhelar más. La gran baza está sobre la mesa y ha sido avalada por muchos dentro y fuera de la academia, desde diferentes visiones políticas, me refiero a un acuerdo que emprenda la ruta hacia la Legalización regulada. Esta decisión que sale de sus fronteras, no es fácil pero tiene perspectiva lógica y legal. Colombia, que sigue poniendo muchos muertos y sufrimiento, tiene autoridad moral para liderar este necesario proceso de reforma de la caduca  Convención Única de 1961. Las dos partes saben que esa decisión  generará mucha polémica, resistencias y sangre, pero deben persuadir al mundo para que desde UNGASS 2016 la comunidad internacional tome ese camino legalista.  Las Farc tienen mucho que aportar y legitimidad a recuperar si se compromete decididamente con el fin de esta lacra que inunda la mayor parte de los territorios donde llega su influencia. El Gobierno y la fuerzas de seguridad del estado también. A las puertas del 2014, no me creo que con una decisión firme de las partes, el nivel tecnológico a disposición de los servicios de inteligencia y apoyos claros desde los EEUU y UE no se pueda acorralar y desentrañar este mal endémico.

 

El fin del narcotráfico no se puede limitar a sustituir todos los cultivos y acabar con todas las matas de la hoja sagrada, cosa que las partes podrían acordar incluso a hacerlo conjuntamente. Si no se atacan sus oscuras estructuras y sus cabezas viven, sus tentáculos moverán para comprar o eliminar a quien sea necesario, seguir deforestando bosque y conseguir mas hoja. Se debe enfrentar al monstruo con toda la determinación política y jurídica y apoyo multilateral, desde todos los frentes y ángulos, y a todas sus redes, política, económica y militarmente, a sus lavados de activos y testaferros, rutas y aliados de cuello blanco, proveedores de insumos y precursores químicos.

 

Más sin embargo, este frente común contra el narcotráfico necesita también depurar normas ético – morales cuestionables pero con plena vigencia social. La construcción de ciudadanía requiere paz, equidad, justicia y respetar los derechos humanos, ningún proceso de ́supuesto cambio hacia formas estables de democracia y cultura de la legalidad será sostenible sin esas premisas.

Triste ironía que la ancestral y sagrada hoja de coca, pletórica en calcio, aminoácidos, vitaminas y otros minerales, valores medicinales y alimenticios desvelados por la Universidad de Harvard desde los años 60, no pueda desarrollar localmente su incipiente papel que sin duda habrá de jugar en la solución de la desnutrición mundial. Sin embargo, con la legalización de los mercados de las drogas, se abre una oportunidad productiva incuestionable para que Colombia produzca y exporte al mundo no solo cocaína, opio y cannabis en un mercado de drogas totalmente regularizado sino también consuma y venda su hasta hoy satanizada pero bendita, hoja de coca. Con procesados de alto valor agregado como harinas, mates, vinos, caramelos, cosméticos, y una larga lista de productos que de hecho ya se producen en la región andina y en los mismos Estados Unidos. La agroindustria de la coca es una alternativa real que puede generar espacios para dignificar la hoja y el trabajo de estos sufridos campesinos.

Cocas verde esmeralda, amapolas rojo rubí

 

 

Dos procesos de paz en curso situados uno del otro en las antípodas, gemelos nada extraños en un mundo disfuncional;  Colombia el conflicto armado civil de mayor duración en la historia actual. La guerra de Birmania, en el Sureste asiático, olvidada por los medios globales de comunicación durante décadas, resulta  justo de la misma edad. Al conflicto de Colombia se le pone la fecha  del asesinato de Gaitán (8 de Abril de 1948) como el inicio de la violencia que derivará en los años sesenta en el conflicto armado que conocemos…

En Myanmar también se inicia el conflicto armado en Abril de 1948, en Enero de ese  año el país se había independizado del Reino Unido… Pero a partir de los sesenta entra en la espiral de guerra civil…

Los paralelos no van a cesar de aparecer porque hasta los mapas geográficos de ambos países tienen algún parecido en la forma gráfica. Los contextos geopolíticos  no se asemejan en nada más y nada menos que en la “sastrería de última hora” que cedió el inicio a la guerra fría, si se ahonda en ello,  razones muy profundas podrían descubrir patrones de una lógica aplicada en toda la geografía del planeta a partir de 1945…

En Myanmar se encuentran las vetas de rubíes más grandes del mundo y la calidad de sus gemas es suprema…  Colombia es el primer productor de esmeraldas del mundo con piedras insuperables…

Myanmar  es el segundo productor de opio, Colombia está en el segundo puesto mundial de producción de cocaína…

El negocio de los rubíes en Myanmar fue también manejado por un señor de la guerra, además traficante de drogas, un Carranza llamado Chan Chi-Fu (que cambió su nombre a Khun Sa), también conocido como el “rey sin corona” o  el “príncipe de la muerte”. Ella, la muerte se lo llevó cinco años antes que a su homólogo colombiano Víctor Carranza (alias “El Patrón”) dejando este mundo y  su rastro también de miles de muertos… Ambos muriendo en un lecho cómodo rodeados de sus seres queridos…

Ambos tenían ejércitos de hombres armados, Carranza desató lo que se conoce como la “guerra verde” apoyado por los paramilitares y su propio ejército: “Los Carranceros” … Chan Chi-Fu se cogió toda la frontera birmano tailandesa bajo el ejército independentista; Shan United Revolutionary Army, que luego derivaría en su propio ejército, con base mafiosa para el control de recursos  del “triángulo de oro”, el MTA (Mong Thai Army)…

Como a Carranza, a Khun Sa la justicia nunca le pudo, murió de viejo y rodeado de riquezas inconmensurables…  herencias irresolutas en ambos casos que dejan incertidumbres en medio de los procesos que están en curso para ambos países… Porque se abren cuestionamientos mucho más complejos sobre la soberanía de los Estados  y el control de sus recursos estratégicos… Plantea la urdimbre compleja que se hereda de la trama mundial del capitalismo post segunda guerra mundial y que ha logrado degradar a los países súbditos obligados de la partición realizada en la Conferencia de Yalta y que inició la “guerra fría”…

Píldoras reflexivas OCDI

Encuentro Nacional de Pequeños Agricultores de Cultivos Declarados Ilícitos de Colombia Comunidades Campesinas, Comunidades Indígenas y Afro descendientes de Colombia

          

La Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina -ANZORC, la Mesa Nacional de    Interlocución y Acuerdo – MIA, la Asociación Campesina del Catatumbo – ASCAMCAT, la Organización Nacional Indígena de Colombia –ONIC,  la industria  indígena colombiana – COCA NASA  , con apoyo del Observatorio Mundial de Cultivos Declarados Ilícitos – OCDI, convocan al primer encuentro de pequeños agricultores campesinos, indígenas y afro descendientes, productores de cultivos declarados ilícitos de Colombia, a realizarse en la ciudad de Bogotá los días 11 y 12 de diciembre de 2013.

La convocatoria presente está respaldada por organizaciones campesinas, indígenas y afro descendientes , por cultivadores, jornaleros y recolectores de hoja de coca, así como por los movimientos sociales populares agrarios de Colombia que hacen parte del proceso de la Cumbre Nacional Agraria y Popular.

Por primera vez en Colombia se presenta la coincidencia temporal y la articulación de las luchas campesinas e indígenas frente al deterioro de la economía y de las condiciones de vida en el mundo rural, con las luchas de los agricultores de cultivos declarados ilícitos, evidenciando la correlación entre las economías campesinas clasificadas como lícitas e ilícitas. En este sentido el encuentro debe entenderse dentro del proceso unitario del campo colombiano sin exclusiones.

Se prevé realizar esta reunión  a fin de coincidir en tiempo con la negociación del cuarto punto de la agenda de la Mesa de La Habana, referido a la Solución al Problema de las Drogas Ilícitas, porque  tiene por objetivo coadyuvar y brindar insumos para construir soluciones  desde la perspectiva de quienes son productores de los cultivos declarados ilícitos.

Se invita también a delegados indígenas y campesinos productores de coca de Bolivia, Perú y campesinos de Ecuador afectados por las aspersiones aéreas con glifosato en la frontera,

A sesionar en cuatro mesas de trabajo como sigue:

Mesa 1: Erradicación forzosa, fumigaciones con glifosato, represión, conflicto y narcotráfico. Discusión sobre el nuevo Estatuto de Estupefacientes.

Mesa 2: Usos tradicionales culturales y alternativos de la coca, el cannabis y la amapola. Perspectivas para el desarrollo y fortalecimiento socio cultural y económico rural.

Mesa 3: Desarrollo agrario integral con enfoque territorial: socialización crítica de los Principios guía del Desarrollo Alternativo – DA de Naciones Unidas. Reconocimiento de las realidades múltiples.

Mesa 4: Procesos de empoderamiento de productores: Bases para conformar gremios de agricultores de la hoja de coca en Colombia.

Metas:

• Presentación sintética y validación de resultados de foros de Bogotá y San José. Pequeños agricultores en el contexto de los actuales procesos nacionales e internacionales del debate sobre políticas de drogas. (Foro Mundial de Productores de Cultivos Declarados Ilícitos, Barcelona 2009, IV Foro de la Coca, La Paz 2013, Documentos OEA, Bogotá 2013, Foros sobre Drogas Ilícitas de Bogotá y San José del Guaviare, 2013)

• Proponer la creación de Asociaciones de Productores: autoreconocimiento de los cultivadores. Hacia espacios de interlocución directa con organismos Estatales e Internacionales.

• Cualificar y compartir propuestas y experiencias regionales.

• Recoger planteamientos desde las bases sobre Desarrollo Agrario Integral con enfoque territorial sin condicionamientos.

• Hablar al proceso de paz, al Gobierno y a las FARC desde la perspectiva de los cultivadores sobre: erradicación forzosa, fumigaciones (aspersiones aéreas) y criminalización de productores. Analizar, cuestionar y realizar propuestas sobre el nuevo Estatuto de Estupefacientes.

• Agenda de productores nacionales ante actores internacionales y UNGASS 2016: VI Foro de la Coca, Segundo Foro Mundial de Productores de Cultivos Declarados Ilícitos. Agenda de relaciones internacionales regionales (UNASUR, CELAC, OEA y otros organismos)

• Documentos resolutivos, conclusiones y declaraciones.

El evento culminará con una feria de productos lícitos nacionales e internacionales de las plantas declaradas ilícitas.

Informes:

zonasdereservacampesina@gmail.com

gestión.anzorc@gmail.com

Tel. 310 3435667, 312 5819692